Educación Financiera

Conoce las razones de tu situación

¡No puedo ahorrar!

Quizá ya lo has intentado todo, has seguido los pasos para convertirte en un gran ahorrador pero no ves los resultados o renuncias al poco tiempo. Seguro culpas todo lo que pasa a tu alrededor, pero lamentamos decirte que eres tú el responsable. ¿Cómo saberlo? Vamos a describirte las principales razones de quienes sienten que no pueden ahorrar:

ahorro

 

Te niegas a saber cuánto ganas y gastas

Esto es fundamental y no puedes huir de ello si realmente quieres ahorrar. Si no sabes lo que recibes y gastas mensualmente, te será muy difícil armar un presupuesto y destinar una parte de tus ingresos para el ahorro.

El “no saber ahorrar” traduce que no sabes gastar

Tal vez estés acostumbrado a decirte sí cada vez que pasas por una vitrina o te antojas de algún producto, así que ya encontraste una de los tantos obstáculos que no te dejan avanzar en el camino del ahorro. Cuando descubras que muchas de las cosas que compras no son necesarias, notarás que el dinero te rendirá mucho más.

No te fijas metas de ahorro

Tienes que ponerte un objetivo. Si no te propones llegar a una cifra te será muy difícil exigirte para lograrlo. Puedes empezar con algo tan sencillo como proponerte desayunar todos los días en casa en vez de comprarlo en la calle. Allí ya estás dando un pequeño paso para ahorrar.

Tus objetivos de ahorro son un secreto

Si tienes un hogar y no compartes tu deseo y meta de ahorro, no será tan fácil lograrlo. La razón es que si compartes gastos, al compartir tu objetivo, los demás podrán unirse y quizá hasta ser parte del proceso.

Te niegas a cambiar de estilo de vida

A veces nos acostumbramos a llevar un estilo de vida con muchos gustos o lujos. Y aunque no lo creas, es posible tener una vida saludable y feliz con un costo bajo. Revisa los planes que tienes para tu celular y tu hogar. Prueba caminar más o compartir auto para desplazarte. Este tipo de acciones te brindarán la oportunidad de ahorrar más.

Deudas aquí y allá

Si eres de los que tiene deudas en un lado y el otro, incluso unas tan viejas que no sabes ya cuánto has pagado, lo mejor es que las organices y las juntes a través de la compra de cartera. De esta manera podrás unificar la deuda y ahorrar en intereses.

Tiene todas las tarjetas y en todas paga cuotas

Una por si necesito comprar esto, otra por si me antojo en ese almacén… y así te puedes inventar muchas excusas para no salir de tus tarjetas. Revisa cuidadosamente las características y beneficios que te da cada una y quédate con la realmente necesaria y que no lastime tanto tus finanzas.

Ahorras lo que sobre

Como no tienes una meta fijada, entonces solo ahorras lo que puedas, lo que alcance a llegar a fin de mes, como quien dice, las sobras. Si no dejas de aplicar esta muy mala técnica, vas a seguir cada mes con los mismos pesos de siempre.

Rechazas las ayudas tecnológicas

Ya conocemos decenas de aplicaciones que nos ayudan a llevar un presupuesto semanal y mensual. No te niegues a hacer uso de ellas, sácales provecho y acepta esa ayuda que podrás llevar a todas partes en tu móvil.

¿Te sientes totalmente identificado con lo que acabas de leer? Bueno, no todo es tan malo, puedes empezar a cambiar desde ya, es el momento de que el ahorro haga parte de tu estilo de vida. ¿Qué otra característica crees que tienen aquellos que dicen que no pueden ahorrar?

Artículos relacionados

Comentarios

No hay comentarios.

Deja un comentario